Garantía de Indemnidad

Es un medio de protección legal y jurisdiccional a favor trabajador(a) que ha sido objeto de represalias ejercidas por su empleador(a) en razón o como consecuencia de la labor fiscalizadora de la Dirección del Trabajo o del ejercicio de acciones judiciales. La regulación por el legislador de esta garantía implica imponer al empleador(a) la prohibición de usar su potestad de mando y sus facultades disciplinarias para sancionar o castigar a los trabajadores por haber estos ejercido su derecho a acudir a la vía judicial o administrativa.

No se requiere que la labor fiscalizadora o la acción judicial hayan sido iniciadas o interpuestas necesariamente por el trabajador(a) afectado, solo se exige que este sufra las consecuencias de la represalia aplicada.

Cómo hacer valer la Garantía de Indemnidad

El trabajador(a) afectado, si está vigente la relación laboral, puede concurrir a presentar una denuncia a la Inspección del Trabajo o directamente ante el Juzgado del Trabajo competente haciendo uso del procedimiento de Tutela Laboral. Al respecto se debe tener presente que las posibilidades de vulneración a la garantía de indemnidad no siempre implican despido, pues las represalias del empleador(a) pueden consistir en diversos y variados tipos de actos destinados a perjudicar al trabajador(a). Cuando se trate de una persona que ha sido víctima de despido con vulneración de esta garantía, solo corresponderá demandar judicialmente conforme a las reglas del juicio de Tutela Laboral.

Plazo para interponer la Denuncia Judicial

El trabajador(a) que está siendo afectado en su garantía de indemnidad, tendrá un plazo de 60 días hábiles contados desde la fecha en que se produzca el acto de represalia para presentar su denuncia ante el Juzgado competente. El mismo plazo se aplica al trabajador(a) que ha sido despedido en represalia del empleador(a), pero en este caso el cómputo del plazo se cuenta desde la separación de funciones. En ambos casos, el plazo se amplía hasta en 90 días hábiles cuando el trabajador(a) afectado, ha concurrido previamente a interponer reclamo o denuncia en la Inspección del Trabajo.

Qué puede resolver el Tribunal

Si la demanda fuese acogida por el tribunal, en la sentencia se dispondrán las medidas destinadas a lograr el cese inmediato de la represalia y a reparar las consecuencias dañosas de esta, además de la aplicación de las multas que puedan proceder. Tratándose de juicios por despido vulneratorio el juez ordenará el pago de las indemnizaciones por término de contrato que establece la ley, más los recargos legales, y adicionalmente, condenará a la empresa a una indemnización que no podrá ser inferior a seis ni superior a once meses de la última remuneración mensual del trabajador(a).

La garantía de indemnidad limita al empleador la posibilidad de ocasionar daño por el simple hecho de formular el trabajador una reclamación de derechos (por ejemplo, el trabajador interpone una denuncia en la inspección y producto de ella es despedido), pudiendo revestir los mecanismos de represalia siendo la más común: el DESPIDO
Cuando se trate de una persona que ha sido víctima de despido con vulneración de esta garantía (indemnidad), sólo corresponderá demandar judicialmente conforme a las reglas del juicio de Tutela Laboral.

Fuente: www.dt.gob.cl

Defienda sus derechos laborales
Asesórese con expertos

Chatea con nosotros
WhatsApp
X

Completa con tus datos

Te comunicaremos con uno de nuestros asesores
web-cliente
utiliza
KUAD System
, la plataforma más innovadora de América Latina.

Aumentá las ventas de tu negocio conversando con tus clientes, en todo el mundo.
CONÓCENOS